Saltar al contenido.

25 mayo, 2008

3

Pelea por el Tequeño

por Otto

Ya se trate de una reunión modesta o de una fiesta “a todo trapo”, el invitado común —y más esperado— es el tequeño. No importa que haya sido precedido por 35 pasapalos de la más variada procedencia, este venezolano (que ya ha trascendido las fronteras) no se deja pasar y es común que las personas se sirvan más de uno a la vez, en un acto de intemperancia no sólo comprensible sino también socialmente aceptable.

El tequeño ofrece la ventaja de que puede servirse a toda hora y en cualquier ocasión: acompañando unos tragos en una reunión o coctel, en una fiesta infantil, como entrada de una comida y hasta para desayuno en su versión gigante o “tequeñón”. Va bien con cualquier bebida, alcohólica o no, y puede servirse con una variedad de salsas. Son fáciles de comer y muy rápidos de preparar, pues se fríen en cuestión de minutos y pueden almacenarse congelados durante seis meses. Al igual que en las fiestas, la presencia de los tequeños en el recetario venezolano ha sido una constante junto a platos de tanta tradición como las hallacas, el pan de jamón y el dulce de lechosa. Con el paso del tiempo han surgido ligeras variaciones en cuanto al tipo de masa y el relleno empleados. Las versiones dulces, con chocolate o papelón, se han popularizado en los puestos de comida rápida mientras que otras más exquisitas se ofrecen en distintos locales capitalinos, como los tequeños de masa philo rellenos con jamón serrano.

FUENTE: http://www.eluniversal.com/etemas/archivo/sabor261105/vivirsabor3.shtml

Una cosa que siempre he querido tener certeza es de dónde viene el “tequeño”. También me he preguntado si el habitante de la ciudad de Los Teques, Edo Miranda, se le dice: tequeño o tequense o teque. Pero vamos por parte. Lamentablemente no podemos tener certeza del origen de este pasapalo. Pero podemos exponer algunas de las especulaciones más sonadas:

Teoría número 1:

Las Báez se establecieron en Los Teques provenientes de Caracas y durante una fiesta que brindaron repartieron una botana nueva y original elaborada con una pasta de trigo la cual envolvía un trozo de queso. Era una botana más, no tenía nombre, pero fue todo un éxito. Se corrió la voz y se empezaron a hacer famosos esos pasapalos dorados y llenos de sabor. Hasta el General Gómez era uno de los fanáticos de esa creación culinaria que para aquel momento se consideraba todo un lujo y en sus fiestas y meriendas no podían faltar.

Cuando Las Báez o los enviados por ellas a Caracas llegaban a la estación del tren en Caño Amarillo cargados de esas botanas la gente decía: “¡Llegaron los tequeños!” refriéndose a la gente de Los Teques y con el tiempo ese fue el nombre del pasapalo per secula seculorum.

No son los tequenses, son los tequeños. Hoy nunca faltan en una celebración y no precisamente por arroceros sino por sabrosos.

Al igual que en las fiestas, la presencia de los tequeños en el recetario venezolano ha sido una constante junto a platos de tanta tradición como las hallacas, el pan de jamón y el dulce de lechosa.

FUENTE: http://www.mulcoven.com/nosotros.asp?id=35&ic=35&lg=

Teoría número 2:

Hace referencia a El Teque, “barrio de guapetones y perdonavidas” al norte de
Miraflores —según el cronista Juan Ernesto Montenegro— cuya existencia figura en
los mapas de Caracas de 1843 a 1896. José Rafael Lovera, autor de varios libros de cocina venezolana, relata que “en tiempos de la Independencia algunos canarios se refugiaron en La sabana del Teque.

Cuando trataron de agarrar a uno de ellos, declaró que no estaba conspirando:
que en ese momento estaba comprando unos pastelitos de queso en la panadería”.
Agrega Lovera que el tequeño no figuraba en los recetarios venezolanos hasta el siglo
pasado, coincidiendo con la apreciación histórica de Scannone. Ambos personajes son entrevistados por Enrique Enríquez en su libro Nadie deja pasar un tequeño (1997), donde aborda el tema desde el punto de vista gastronómico con un dejo de comicidad.

FUENTE: http://www.eluniversal.com/etemas/archivo/sabor261105/vivirsabor3.shtml

Teoría número 3:

Las referencias más antiguas que se tienen sobre esta deliciosa botana provienen de la ciudad de Caracas (capital de Venezuela) en la primera década de este siglo XIX. Se cree que su nombre fue originado en la vecina población de “Los Teques” (ciudad cercana a Caracas). En esa época y aun mucho después, Los Teques era ciudad donde muchas familias pudientes de Caracas pasaban largas temporadas de vacaciones o de “temperamento”. Se cree que fue creado en la cocina de una de esas familias pudientes, en donde se comía bien y variado, dada la presencia de la pasta hecha a mano, que indica que fuera familia pudiente o acomodada ya que podía darse esos lujos. Su nombre, tequeño, podría ser también un homenaje familiar a una cocinera tequeña (como se le dice a los oriundos de esa ciudad) que los hubiera hecho por primera vez, utilizando restos de la masa empleada en la confección de pastelitos (*1) que fueron antecesores a los tequeños.

El tequeño originalmente se utilizó para comer en plato, en algunos casos rociados con azúcar y también como algo para picar lo que antiguamente se llamaba un “tentempié” o un “piscolabis”, aunque algunas familias lo servían en la mesa como un primer plato, como pastelitos, torticas, etc., aparte del plato principal. Posteriormente pasó a ser simplemente pasapalo (*2) y estar presente en todas las celebraciones venezolanas, y ahora ser invitado de la mesa mexicana.

(*1) Botana venezolana hecha con masa en forma de pie miniatura rellena de queso, o carnes.
(*2) Palabra venezolana utilizada para indicar botana.

FUENTE: http://www.eltequeno.com/historia.htm

En la actualidad este delicioso bocado venezolano a trascendido nuestras fronteras para radicarse en muchos otros países, con el esfuerzo de sus embajadores muchas son las franquicias que se han creado: El Tequeño (en Guadalajara México), Rolling Cheese (en USA), Tequeño (en Madrid y Francia). Y para el mercado nacional Tequechongos, El Rey del Tequeño, Lisol, Mister Tequeño, Don Goyo, etc.

Tequeños “UPGRATED”

Artículo tomado de el periódico El Universal, escrito por María Angela Valbuena. “Tequeño el grande”

Los gourmet:

Helena Ibarra le apuesta fuerte a los sabores autóctonos y sus tequeños de queso de cabra caroreño son un número ganador. La chef del restaurante Palms es bien conocida por la elaboración de platosgourmet con denominación de origen: “Estoy dispuesta a demostrar la calidad que hay en los productos que se elaboran en varios lugares de Venezuela, lo cual conjuga ese interés con mi pasión desde hace 25 años por darle un vestido de fiesta a lo nacional”. En el caso de los tequeños no fue un traje de gala lo que hizo Helena sino un traje de baño: “En su hermetismo de pan al final, harina y agua con queso tenían la gracia del queso derretido y su capa servía de coraza ante el diabólico calor que a más de 80°C transformaba el queso en chicle, perdiendo todo su esplendor lácteo. En un reto audaz me propuse quitarle esta camisa de fuerza y brindarle algo más de textura dándole al tequeño su vestido de playa en malla de soda: unas burbujas, mucha agua y los polvos de harina necesarios para estructurar y nació el Tequeño Colección Verano 2000, con su queso de cabra más compacto y perfumado que permite mayor temperatura con estas escasas vestiduras”. Servidos con salsa de papelón, chispas de remolacha e hilos de radicchio, los tequeños de Helena constituyen un desafío a la tradición y al paladar. Sin duda un cinco estrellas.

Doña Teque:

Hace dos años, y por necesidad, Verónica Vásquez tomó una receta de su abuela y comenzó a hacer tequeños para la venta. Su amiga —y actual socia— María Clementina Curiel le sugirió sustituir el queso por otros rellenos y comenzó la experimentación (la masa también sufrió cambios, pues hubo que añadir conservantes). El resultado tuvo tanto éxito que pronto la cocina le quedó pequeña a Verónica, quien se mudó a un local de 50 metros en Maracay y metió más manos en la masa para aumentar la producción. En diciembre de 2004 constituirían formalmente su empresa: Doña Teque. “Queríamos internacionalizar el tequeño con sabores más allá del queso venezolano y demostrar su versatilidad”, cuenta Verónica.
Nueve sabores componen hoy la oferta de Doña Teque: tradicional, capresa, cebollín, cuatro quesos, jamón serrano, cangrejo, salmón, chocolate y guayaba y queso. Los tequeños (de 6 cm de largo) vienen presentados en bandejas de 25 unidades y pueden freírse u hornearse. “En Maracay se vende mucho el de cangrejo y en Caracas el de salmón”. Al contrario de la masa de sus tequeños, Doña Teque va creciendo, mientras la búsqueda de nuevas variantes —como un tequeño de plátano y otro de jojoto— continúa.

Tequechongo:

La empresa Tequechongos, creada en febrero 2002 y dedicada a la fabricación, distribución y comercialización de snacksal estilo casero, logró a mediados de ese mismo año una alianza estratégica con Cinex. El estreno vendría poco después con la inauguración de siete salas en el Centro Comercial San Ignacio y los tequeños obtuvieron la aceptación inmediata del público. Tequechongos comercializa papas fritas naturales y tequeños preparados con una receta casera, en tres sabores: tradicional (elaborados con queso de la marca Paisa), con jamón ahumado, y dulces (con papelón o “golfiados”). Su producto estrella también puede verse en formato video en varios clubes capitalinos, donde se vende empacado y congelado, o adquirirse de paso en los carritos de las franquicias en varios centros comerciales, en un cono que trae de cuatro a siete tequeños listos para comer. Pero como no todo puede ser diversión, estos tequeños también se degustan en las universidades. Es un hecho probado que, en la sala o el salón, el tequeño cautiva a las audiencias.

Ahora, sobre la parte de cómo es el gentilicio de Los Teques, pues tanto tequeño como tequense son aceptados. Ya que la botana ha tenido tanta popularidad, los mismo habitantes de la cpital del Estado Miranda usan más “tequense” o a veces solo “teque”, nombre de la tribu indígena que vivía en esa región.

About these ads
3 comentarios Escribe un comentario
  1. yanira freitez
    jun 1 2010

    Buenas noches, soy venezolana, hago pasapalos, mi especialidad son los tequenos, me gustaria que me ayudaran a saber que puedo colocar o hacer para que los tequenos me duren mas tiempo, y tambien saber que maximo de tiempo pueden estos durar o conservarse…muchas gracias por la respuesta o ayuda que puedan brindarme….

    Responder
  2. Sonia Vasconcelos
    dic 16 2011

    Hola, tambien realizo tequeños para consumo en casa, pero una vez que vivo actualmente en Portugal y existe muchos venezolanos por cá, me gustaria mucho poder hacer tequeños para la venta, por lo que si no les importa tambien quisiera saber que tipo de conservantes tenemos que agregara a los tequeños para que duren mas…… tambien quisiera saber como hacen el relleno de capresa, cebollín, cuatro quesos y cangrejo

    Muchas gracias por su ayuda y grandes existos para ustedes

    Responder
  3. jun 5 2013

    Reblogueó esto en Miami Al Día.

    Responder

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nota: HTML está permitido. Tu dirección de correo electrónico nunca se publicará.

Suscribirse a comentarios

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.150 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: